Ruiseñor Negro Moribundo
Si mi deseo fuese pedir la eternidad no podría vivir sin ti y si lo fueras todo para mí dejaría de ser yo. Entonces, cuando tus besos no me hagan llorar, ese día te amaré.
Menu

13 mayo, 2017

Vuelvo a donde pertenezco, lejos del vulgo y la traición.

Del lugar donde nací no quiero su perdón. ¡Qué mi delito no lo tiene ni lo reclama!

El silicio y el fustigar mi alma es mío propio.

Tormento que quizás no merezco ni reconozcas, y que pido tu distancia.

Aquello que me destroza, aquello que martiriza mi paz.

Aquello que no dudé en su momento y hoy me humilla.

Aquello… aquello que sé que tu sabes y no me hace descanso.

Aquello que… Por muy lejos navegue no se despega de mí.

Cruel sin delito impío, cruel sin ser.

Cruel pensar que tú me rechazas,

cruel tu mirada que me atraviesa como una lanza el corazón,

cruel también mi mirada que te juzga.

Cruel victima sin ser. Cómo acabar contra todo éste malestar sin culpar.

Juzgado por mi mismo, ¿quién peor juez que yo?

Cómo callar esta vil herida que no deja de doler.

La muerte como solución ya que la tortura no causa efectos.

Categorias: ruiseñor negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *