Ruiseñor Negro Moribundo
Si mi deseo fuese pedir la eternidad no podría vivir sin ti y si lo fueras todo para mí dejararía de ser yo. Entonces, cuando tus besos no me hagan llorar, ese día te amaré.
Menu

3 julio, 2017

Adiós mi suspiro de esperanza,

no me desafíes ni quieras,

¡olvida! que yo también me iré

Una caricia a mi corazón y creí de tu vida

un sueño: ofrecí mi alma a ti

Tus ojos ya no brillan como ayer,

ves a través del silbido del pasado; mi enemigo y de ese mismo

que me guié y cegó

Olvido te pido, mi suspiro de esperanza,

por ese día que fuimos eternos y hoy perdemos nuestra inmortalidad.

Indeleble mi pretérito que traiciona mi fortuna

el mañana espero con paciencia; mi virtud,

suspiro de esperanza, a mi ruina con agradecimiento.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

21 mayo, 2017

Solo pido llegar al infinito para acabar con la agonía de esta eternidad.
De tu existencia solo pido el exilio en aquélla tierra insólita,
donde no habrá regreso para mí.
Silencio y soledad. No siento, no amo, no deseo… tu vida yo rompí.
Solo seré un recuerdo doloroso del que nunca así lo quise. No clamo otra oportunidad,
solo pido olvido.
Perdonar no curará tu dolor ni yo podré aliviar ese efecto y causa,
solo pido ser efímero y lejanía.
Un imperio anodino construí como armadura,
donde no hay hueco para ti.
Solo pido soledad y la distancia como aquél olvidar mío.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

13 mayo, 2017

Vuelvo a donde pertenezco, lejos del vulgo y la traición.

Del lugar donde nací no quiero su perdón. ¡Qué mi delito no lo tiene ni lo reclama!

El silicio y el fustigar mi alma es mío propio.

Tormento que quizás no merezco ni reconozcas, y que pido tu distancia.

Aquello que me destroza, aquello que martiriza mi paz.

Aquello que no dudé en su momento y hoy me humilla.

Aquello… aquello que sé que tu sabes y no me hace descanso.

Aquello que… Por muy lejos navegue no se despega de mí.

Cruel sin delito impío, cruel sin ser.

Cruel pensar que tú me rechazas,

cruel tu mirada que me atraviesa como una lanza el corazón,

cruel también mi mirada que te juzga.

Cruel victima sin ser. Cómo acabar contra todo éste malestar sin culpar.

Juzgado por mi mismo, ¿quién peor juez que yo?

Cómo callar esta vil herida que no deja de doler.

La muerte como solución ya que la tortura no causa efectos.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

13 octubre, 2016

Mis deseos caen en la nada,
aquel lugar que ya conozco, y por el que no quiero repetir.
Deseos y quereres que no entiendo de igual manera ahora.
Travesía y alejamiento es otro deseo hacia ti.
¿Dónde te puedo encontrar?
¡Es cierto y real aquel lugar del que hablan!
De tu existencia… ¿puedo creer?
Allá quisiera recuperar el tiempo perdido pero la duda me hace retroceder y…
¿Realmente necesito de ti o todo es un deseo primitivo en contra de no estar solo?
Conocí el rechazo antes que a mi mismo y al que ya no le temo.
Nunca habrá un momento en ti para mi. Por lo que te admiro, de…
ese instinto de conservación natural en plena selección evolutiva y
ahí es donde mi vida no encaja.
Pienso que ya no quiero sobrevivir a nadie,
pido aquello que sólo me pertenece; mi propia vida.
Ya nada importa, yacer ante tantos omnipresentes.
Tan descaro que no temo no ser y no estar.
Llorar, tristeza, nostalgia, recuerdos. La vida.
Tú que sabes tanto y que únicamente miras hacia otro lado.
¿Quién soy o qué ves que soy?
Sabes todo sobre mi. He desnudado mi alma.
Ahora sin piel para ser lamido por aberraciones.
Cruel tu abrazo que me traiciona, tu mano que me suelta. Tu sonrisa llena de envidia.
Tus ojos llenos de rabia y celos.
Cuanto victimismo y víctimas. Nadie es culpable de nadie.
Lapidado, crucificado, empalado, encarcelado. Cuantas maneras de hacer el vacío.
El tirano pide perdón, el daño está hecho.
Llorar y llorar, lamentar y lamentar…
Exilio.
Esa línea que nos prohibimos. Ni atajos ni continuar puedo ahora.
Llorona qué te demora por besar a esta cruel alma.
Llorona cuál son tus causas por no hacerlo. Quién mal te habla de éste inocente y desamparado ser. Qué esperas o es tu juego el torturar; no creo eso de vos. Es más del ser humano ese hacer.
El egoísmo no habrá quien lo perdone y… pedir disculpas por mi vida no quiero.
Llévame lejos donde nadie pregunte y nadie conozca.
¡Ay! Que ingenuo creer en ese lugar y en esos nadie.
Ya no entiendo de huir.
Marchar, alejarme de tan vejante cuadro es mi deseo y la necesidad para no sufrir.
Qué más debo esperar o qué señal seguir e interpretar para salir de la salobre villa de villanos.
Violé nuestro prohibido, aquello tan nuestro.
Ahora solo quedo una vez más… y cara a cara contra mi y todo lucho de nuevo.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

9 octubre, 2016

Desveló la vela apagada el fino hilo, que hacía un instante su penosa luz
no alcanzaba ni para ver su rostro triste y destemplado.
Una copa a medias que se discutía con su sombra y sus dudas.
Un trozo de pan pellizcado y una mísera de queso roído con moho
no describía siquiera en nada esa criatura atormentada.
El eco de aquella habitación de no más de haber un catre a un lado,
una caja de madera como mesa y el asiento de mimbre que
por cada vez se acomodaba le recordaba tan solo y pobre era.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro