Ruiseñor Negro Moribundo
Si mi deseo fuese pedir la eternidad no podría vivir sin ti y si lo fueras todo para mí dejaría de ser yo. Entonces, cuando tus besos no me hagan llorar, ese día te amaré.
Menu

13 octubre, 2016

Mis deseos caen en la nada,
aquel lugar que ya conozco, y por el que no quiero repetir.
Deseos y quereres que no entiendo de igual manera ahora.
Travesía y alejamiento es otro deseo hacia ti.
¿Dónde te puedo encontrar?
¡Es cierto y real aquel lugar del que hablan!
De tu existencia… ¿puedo creer?
Allá quisiera recuperar el tiempo perdido pero la duda me hace retroceder y…
¿Realmente necesito de ti o todo es un deseo primitivo en contra de no estar solo?
Conocí el rechazo antes que a mi mismo y al que ya no le temo.
Nunca habrá un momento en ti para mi. Por lo que te admiro, de…
ese instinto de conservación natural en plena selección evolutiva y
ahí es donde mi vida no encaja.
Pienso que ya no quiero sobrevivir a nadie,
pido aquello que sólo me pertenece; mi propia vida.
Ya nada importa, yacer ante tantos omnipresentes.
Tan descaro que no temo no ser y no estar.
Llorar, tristeza, nostalgia, recuerdos. La vida.
Tú que sabes tanto y que únicamente miras hacia otro lado.
¿Quién soy o qué ves que soy?
Sabes todo sobre mi. He desnudado mi alma.
Ahora sin piel para ser lamido por aberraciones.
Cruel tu abrazo que me traiciona, tu mano que me suelta. Tu sonrisa llena de envidia.
Tus ojos llenos de rabia y celos.
Cuanto victimismo y víctimas. Nadie es culpable de nadie.
Lapidado, crucificado, empalado, encarcelado. Cuantas maneras de hacer el vacío.
El tirano pide perdón, el daño está hecho.
Llorar y llorar, lamentar y lamentar…
Exilio.
Esa línea que nos prohibimos. Ni atajos ni continuar puedo ahora.
Llorona qué te demora por besar a esta cruel alma.
Llorona cuál son tus causas por no hacerlo. Quién mal te habla de éste inocente y desamparado ser. Qué esperas o es tu juego el torturar; no creo eso de vos. Es más del ser humano ese hacer.
El egoísmo no habrá quien lo perdone y… pedir disculpas por mi vida no quiero.
Llévame lejos donde nadie pregunte y nadie conozca.
¡Ay! Que ingenuo creer en ese lugar y en esos nadie.
Ya no entiendo de huir.
Marchar, alejarme de tan vejante cuadro es mi deseo y la necesidad para no sufrir.
Qué más debo esperar o qué señal seguir e interpretar para salir de la salobre villa de villanos.
Violé nuestro prohibido, aquello tan nuestro.
Ahora solo quedo una vez más… y cara a cara contra mi y todo lucho de nuevo.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

9 octubre, 2016

Desveló la vela apagada el fino hilo, que hacía un instante su penosa luz
no alcanzaba ni para ver su rostro triste y destemplado.
Una copa a medias que se discutía con su sombra y sus dudas.
Un trozo de pan pellizcado y una mísera de queso roído con moho
no describía siquiera en nada esa criatura atormentada.
El eco de aquella habitación de no más de haber un catre a un lado,
una caja de madera como mesa y el asiento de mimbre que
por cada vez se acomodaba le recordaba tan solo y pobre era.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

24 septiembre, 2016

Creyó que yo lo era todo para ella,

esa persona que nunca me pensó y que…

sólo espera regalos a sus oídos.

Ilusorio, material, gritos de silencio.

Desgarro mis entrañas y muerdo mis palabras,

bajé de mi sueño a la realidad, no era mio.

El poder de la imaginación me condujo a ver una parte de mi locura

y…

¿Quién es?

Piensa que es una mujer, piensa que un hombre. ¡No!

Solamente es una persona.

¿Tan difícil es de entender?

Alimenté mi alma con emociones y

olvidé guardar mi vida en un lugar seguro.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

13 septiembre, 2016

Demasiado joven para ti.
Cuánto tiempo he de esperarte.
La vida se me hace eterna sin estar a tu lado.
Qué tengo que demostrar para que te fijes en mi.
Tu egoísmo y tu rechazo me atormenta.
Ese silencio y ese vacío que me haces.
Cuál es mi diferencia ante el resto.
Calla. No quiero oírlo. Ya el vulgo hace de juez.
Mi condena. Vivir con desesperación y esperar a que un día me des la libertad.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro

3 septiembre, 2016

Mientras el resto sigue el yugo del progreso sigo siendo esa sobra industrial,
por donde vago entre la sociedad y esa máquina llamada sistema.
En cada pinchazo la adrenalina sube y hierve como si fuese la primera vez.
Tanto callo en mi interior que ya no me duele,
solo ante mi y esos recuerdos que no me dejan descansar.
Que desgracia la mía de no poder olvidar,
es la rueda de la vida que no para de repetirse una y otra vez,
con distinto decoro pero que aun cuesta perdonar.
Quiero llegar al final ya que es mi deseo de ver mi propia muerte.
Creeré haber llegado a eso que llaman felicidad pero no porque la busqué. Y no fue ni será mi fin.
Aquél sacrificio por ser uno mismo.
La barbarie que me vio llorar tantas veces y otras tantas más donde quise huir hacia el nunca jamás, hasta ese lugar inhóspito, ese sitio donde unicamente ansío, ese espacio sin determinar,
y…
donde quiero no ser reconocido.

No hay comentarios en
Categorias: ruiseñor negro